Un regreso “compliance” a la nueva normalidad

Un regreso “compliance” a la nueva normalidad

Una vez atravesada la fase más crítica de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, comienza una etapa en la que muchas empresas regresan, paulatinamente, a la actividad. Y, con ella, la necesidad y obligación de garantizar y velar por la seguridad y salud de sus trabajadores. En este contexto, las empresas han empezado a diseñar e implantar sus “Planes de Regreso a la actividad laboral”, lo cuales van a servir de guía para conjugar las recomendaciones e indicaciones de las autoridades sanitarias junto con la adopción de otras medidas que, en definitiva, ayuden a minimizar el riesgo de nuevos contagios. En el contexto del diseño e implantación de dichos planes de regreso, las empresas están valorando la incorporación de medidas tales como la realización de cuestionarios de autoevaluación de la salud, tomas de temperatura, realización de test serológicos, así como la implantación de soluciones tecnológicas avanzadas (p.e, cámaras termográficas o el uso de aplicaciones móviles para identificar contactos estrechos), lo que conlleva el tratamiento de categorías especiales de datos (p.e. datos de salud). Antes de adoptar e implantar las diferentes soluciones y medidas, es imprescindible que éstas se encuentren alineadas con el programa de cumplimiento normativo (compliance) de la empresa, mediante el diseño de medidas jurídicas, técnicas y organizativas, que sean legítimas, necesarias y proporcionales, lo que obliga a tomar en consideración los siguientes ámbitos (complementarios): Prevención de riesgos laborales, por cuanto la finalidad última de los planes de regreso debe ser el control y prevención de contagios, para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores. Prevención de delitos, por cuanto los administradores y encargados del servicio...
Plataforma digital para la formalización de reuniones de órganos de gobierno y administración con voto electrónico

Plataforma digital para la formalización de reuniones de órganos de gobierno y administración con voto electrónico

Dentro de las medidas extraordinarias aprobadas durante el estado de alarma, el artículo 40 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, contempla la posibilidad, aunque no esté previsto en sus estatutos, de celebrar las sesiones de sus órganos de gobierno y administración mediante videoconferencia. Los requisitos para su validez son que se asegure la autenticidad y la conexión bilateral o plurilateral en tiempo real con imagen y sonido de los asistentes en remoto. En Santiago Mediano Abogados contamos con una plataforma digital que permite la celebración de Consejos, Juntas y Asambleas de asociaciones, fundaciones y sociedades mercantiles por videoconferencia y la adopción de acuerdos mediante voto electrónico, garantizando el cumplimiento de los requisitos anteriormente señalados. En caso de que fuese de su interés, por favor, no dude en ponerse en contacto para ampliar cualquier información que necesiten al respecto. Javier Berrocal...
Medidas extraordinarias para la flexibilización en la gestión de sociedades

Medidas extraordinarias para la flexibilización en la gestión de sociedades

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, entre las medidas de flexibilización del capítulo V establece una serie de medidas extraordinarias que pueden resultar prácticas para la gestión de las sociedades durante este período de alarma. Así, el artículo 40, titulado “Medidas extraordinarias aplicables a las personas jurídicas de Derecho privado” establece en relación con diversas entidades, entre ellas las asociaciones, fundaciones y sociedades mercantiles, lo siguiente: Aunque los estatutos no lo hubieran previsto, durante el periodo de alarma, las sesiones de los órganos de gobierno y de administración podrán celebrarse por videoconferencia que asegure la autenticidad y la conexión bilateral o plurilateral en tiempo real con imagen y sonido de los asistentes en remoto. Aunque los estatutos no lo hubieran previsto, durante el periodo de alarma, los acuerdos de los órganos de gobierno y de administración podrán adoptarse mediante votación por escrito y sin sesión siempre que lo decida el presidente y deberán adoptarse así cuando lo solicite, al menos, dos de los miembros del órgano. El plazo de tres meses para la formulación de las cuentas anuales queda suspendido hasta que finalice el estado de alarma, reanudándose de nuevo por otros tres meses a contar desde esa fecha. En el caso de que, a la fecha de declaración del estado de alarma, ya se hubieran formulado las cuentas del ejercicio anterior, el plazo para la verificación contable de esas cuentas, si la auditoría fuera obligatoria, se entenderá prorrogado por dos meses a contar desde que finalice el estado de alarma. La junta...
Mecanismos para reducir el impacto económico como consecuencia del COVID-19

Mecanismos para reducir el impacto económico como consecuencia del COVID-19

Ante la difícil situación económica que se genera como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19, vamos a tratar de informarles sobre algunas medidas y/o actuaciones que las empresas pueden aplicar para garantizar la continuidad de su negocio: Tabla de contenidos En materia laboralEn materia de contratación en el sector privadoEn materia de contratación en el sector públicoEn materia fiscalEn materia de ayudas económicasEn materia de problemas de liquidez o riesgo de insolvenciaEn materia contenciosa   En materia laboral En materia laboral se recomienda adoptar medidas en una doble dirección.  Por un lado, aplicar mecanismos que mitiguen los riesgos y responsabilidades que se derivan de la propagación del virus en el ámbito laboral y, por otro, tratar de reducir los efectos económicos negativos derivados de los posibles ceses o reducciones de la actividad empresarial. Respecto de la mitigación de riesgos y responsabilidades, recomendamos: En la medida de lo posible, implantar el teletrabajo mientras dure el riesgo de contagio. Diseñar e implantar protocolos de actuación, tendentes a concienciar al personal y establecer pautas de conducta que eviten el contagio de sus empleados, proveedores y clientes. Respecto de las medidas para tratar de reducir los efectos económicos negativos, las empresas pueden plantearse las siguientes: Adaptación de horarios y turnos de trabajo. Concesión de licencias con sueldo, creando bolsas de horas para cuando se reactive la actividad, o a cuenta de vacaciones y/o días de asuntos propios. Concesión de excedencias, reducciones de jornada o licencias sin sueldo. Puesta en marcha de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), para la suspensión temporal de los contratos de trabajo o reducción de la jornada...