Medidas extraordinarias en materia de contratación pública

Medidas extraordinarias en materia de contratación pública

El estado de alarma y las medidas de contención adoptadas con ocasión de la pandemia COVID19 afectan a todos los contratos públicos, generando pérdidas y gastos añadidos a los contratistas; implicando, en algunos casos, la imposibilidad de su ejecución en el plazo contractualmente previsto, cuando no determinando su finalización. Pues bien, el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo[1], trata de establecer con el mayor grado de seguridad jurídica posible criterios homogéneos que faciliten en lo posible la conservación de los contratos, minimizando los daños en estas semanas de transición. Más allá de algunas incoherencias y contradicciones del texto de la norma –explicables, sin duda, por la premura del tiempo y las correcciones hechas al texto original– es de agradecer la asunción por el poder público de un criterio generoso y comprensivo en favor de las empresas que suaviza el rigor del principio de riesgo y ventura (artículo 197 de la Ley 9/2017 de contratos del sector público, LCSP) que rige en la contratación pública. Las medidas que introduce el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, estarán en vigor durante un mes, sin perjuicio de su posible prórroga. La norma diferencia entre tipos y situaciones contractuales, debiendo entenderse –por oposición– que los que no son objeto de mención expresa se mantienen sujetas al régimen general de la Ley 9/2017 de contratos del sector público.   a) Suspensión automática –ex lege– de los contratos de servicios o suministros con prestaciones sucesivas que, pese a resultar de imposible cumplimiento en la situación actual, no hayan perdido su finalidad y puedan cumplirse en sus propios términos superadas las restricciones...
Mecanismos para reducir el impacto económico como consecuencia del COVID-19

Mecanismos para reducir el impacto económico como consecuencia del COVID-19

Ante la difícil situación económica que se genera como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19, vamos a tratar de informarles sobre algunas medidas y/o actuaciones que las empresas pueden aplicar para garantizar la continuidad de su negocio: Tabla de contenidos En materia laboralEn materia de contratación en el sector privadoEn materia de contratación en el sector públicoEn materia fiscalEn materia de ayudas económicasEn materia de problemas de liquidez o riesgo de insolvenciaEn materia contenciosa   En materia laboral En materia laboral se recomienda adoptar medidas en una doble dirección.  Por un lado, aplicar mecanismos que mitiguen los riesgos y responsabilidades que se derivan de la propagación del virus en el ámbito laboral y, por otro, tratar de reducir los efectos económicos negativos derivados de los posibles ceses o reducciones de la actividad empresarial. Respecto de la mitigación de riesgos y responsabilidades, recomendamos: En la medida de lo posible, implantar el teletrabajo mientras dure el riesgo de contagio. Diseñar e implantar protocolos de actuación, tendentes a concienciar al personal y establecer pautas de conducta que eviten el contagio de sus empleados, proveedores y clientes. Respecto de las medidas para tratar de reducir los efectos económicos negativos, las empresas pueden plantearse las siguientes: Adaptación de horarios y turnos de trabajo. Concesión de licencias con sueldo, creando bolsas de horas para cuando se reactive la actividad, o a cuenta de vacaciones y/o días de asuntos propios. Concesión de excedencias, reducciones de jornada o licencias sin sueldo. Puesta en marcha de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), para la suspensión temporal de los contratos de trabajo o reducción de la jornada...